Resultados 1 al 2 de 2

Tema: La piratera de la TV de pago an existe (y por qu nadie puede con ella)

  1. #1
    Amiguetes Avatar de miki--
    375 Highscores

    Fecha de Ingreso
    20 mar, 14
    Mensajes
    868
    Gracias
    149
    151 Gracias en 123 mensajes

    Predeterminado La piratera de la TV de pago an existe (y por qu nadie puede con ella)

    Slo es necesario un 'firmware' para acceder a toda la televisin de pago ante la impotencia de las cadenas, que no pueden combatir esta prctica


    23/03/2016 05:00 - Actualizado: 27/06/2018 18:09



    Por qu pagar mensualmente un abono a una televisin por satlite pudiendo disfrutarla de forma gratuita? Con esa filosofa oculta, dos sistemas para piratear la seal de las cadenas de pago se han colado en millones de hogares de todo el mundo en forma de decodificador. Son el 'cardsharing' y el IKS (Internet Key Sharing).


    “A da de hoy, todo el mundo puede ver televisin por satlite gratis sin estar abonado”, confirma Andrs Tarasco, experto en seguridad informtica y fundador de Tarlogic. Este espaol lleva tiempo investigando qu tecnologas y empresas hay involucradas en una prctica que, por ahora, las televisiones no pueden combatir.


    El 'cardsharing' engaa a la seal que llega por satlite y le ofrece una clave vlida para decodificar los contenidos aunque no seamos clientes de pago.


    Todo empieza con la seal que llega a la antena parablica de una casa. En ese mensaje van, por una parte, los datos de vdeo y sonido que llegarn a la pantalla y que, en un principio, estn cifrados. Adems, la seal incluye la clave necesaria para traducir el contenido, informacin que tambin va cifrada. La clave del sistema est en la tarjeta de abonado que se introduce en el decodificador y es la encargada de desvelar el contenido.


    Sin embargo, este sistema de doble llave no es perfecto. Con un aparato modificado, la clave cifrada no viaja hasta la tarjeta de abonado (que no est), sino que lo hace a travs de internet hasta una mquina que contiene el lector de tarjetas y que se encargar de resolver el desafo. As funciona al 'cardsharing'.
    (Andrs Tarasco)
    “Hay gente que comercializa estos servicios y, desde cinco hasta treinta euros al mes, t pagas por acceder a un servidor que te va a responder con las claves de descifrado de todas las seales de satlite que quieras”, explica Tarasco.


    Por otra parte, el “IKS directamente hace magia”, resume el fundador de Tarlogic. El usuario solo debe actualizar el 'firmware' del decodificador. Una vez hecho esto, y conectado al satlite y a la tele, el aparato empieza a mostrar todos los contenidos en abierto.


    Mientras esto sucede, las televisiones de pago observan impotentes cmo los decodificadores se venden de forma legal en muchas tiendas fsicas y en las plataformas 'online' ms populares (la red est repleta de 'reviews' y pueden adquirirse en sitios tan poco oscuros como Amazon). “Esto no es un problema slo de una plataforma de pago, es un problema a nivel mundial”, admite Ignacio Tapia, antiguo jefe de Seguridad de Emisiones Codificadas en Sogecable y hoy uno de los responsables de la misma rea en Telefnica.


    El problema es que los aparatos no son ilegales. “La funcin de esos decodificadores sera simplemente la de mostrar canales que fueran de acceso abierto”, explica el abogado Sergio Carrasco. Segn el jurista, “lo que haga luego el usuario con modificaciones o con la introduccin de cdigo ya es responsabilidad suya”.




    Mientras ese 'firmware' no sea facilitado directamente por el fabricante o los aparatos no se anuncien abiertamente como decodificadores piratas con los que disfrutar gratis de las televisiones de pago, no hay nada que llevar a juicio. Sin embargo, es asombrosamente fcil encontrar en multitud de foros ese 'software' modificado que convierte el artilugio en un arma para la piratera.

    Quin es el responsable?


    Todo parece obra de una comunidad espontnea, surgida en torno a unos aparatos que pueden manipularse para un uso ilcito. Sin embargo, las compaas se preguntan quin se lucra del pirateo de su seal. Si bien con el sistema del 'cardsharing' este enigma parece estar claro (las redes mafiosas venden el acceso a claves a cambio de un pago mensual), el caso del IKS es bien distinto, ya que los usuarios realizan slo un desembolso: la compra del propio decodificador.


    “Tiene que haber alguien muy potente detrs”, indica Tapia. “Para mantener un servidor con todas las plataformas de pago y todos los canales, la inversin para mantener la infraestructura es enorme”.


    Algunos decodificadores juegan la baza de la obsolescencia programada: dejan de funcionar pasados dos aos desde su puesta en marcha.



    As, los primeros que parecen beneficiarse del sistema son los que intervienen en la venta de los aparatos. Si bien el margen de beneficio parece pequeo (cada decodificador se vende por algo ms de cien euros), Tarasco y su equipo han comprobado que llegan al mercado como un claro ejemplo de obsolescencia programada. “El 'firmware' tiene controles para que un dispositivo con un nmero de serie concreto se pueda conectar durante dos aos. Pasado ese tiempo, tienes que tirar el sistema y comprar otro nuevo”, explica el investigador.


    Sin embargo, para que las compaas de televisin puedan hacer algo al respecto, primero habra que demostrar quin hay detrs de la trama. Varias operaciones policiales estn en marcha en distintos puntos del mundo contra los servidores que distribuyen la seal de las tarjetas de abonado y contra aquellos que venden los decodificadores ya modificados. Pero an quedara lo ms complicado:

    “Tendras que demostrar que el diseo se ha hecho especficamente para esa funcionalidad, para saltarse una medida de seguridad y, en realidad, va a ser una prueba diablica, va a ser casi imposible demostrarlo”, asegura Carrasco.


    Eso es precisamente lo que intenta hacer Tarasco. A travs de tcnicas de 'hardware hacking', desmontando los aparatos y soldando chips, analizando el 'firmware' y empleando ingeniera inversa para analizar el trfico que se produce a travs de los decodificadores, el investigador asegura que “al final, lo que se descubre es que el propio fabricante chino es el que est detrs de gran parte de las infraestructuras IKS”.


    De hecho, en su investigacin, Tarasco encontr pruebas tan obvias como las diferencias entre el 'firmware' original y el modificado.

    En varias ocasiones, el cambio era simplemente de un 1 por un 0, algo que parece previsto en el diseo original del aparato.

    Adems, la creacin de ese 'firmware' modificado entraa toda una paradoja: no existe documentacin alguna sobre el 'software' original, por lo que o bien el programa pirata est hecho completamente a ciegas (con xito) o sus creadores estn vinculados de una u otra manera al fabricante, que s conoce las especificaciones.
    El negocio del CardSharing @atarasco @Tarlogic #rooted2016 pic.twitter.com/PCzPAHZV1C
    — Rooted CON (@rootedcon) 4 de marzo de 2016
    “Se ve que los fabricantes estn en el ajo, pero es muy difcil probarlo y es muy difcil denunciar a una empresa china que desarrolla esta tecnologa”, concluye el investigador.


    Una dificultad aadida se encuentra en la ubicacin de los servidores, casi siempre en lugares recnditos de pases en los que la legislacin tiene poco que ver con la espaola. En la investigacin de Tarasco hay de todo: muchos de los nodos de las redes de pirateo se localizan en ciudades chinas, pero tambin los hay en sitios como Rusia o Ucrania.


    “Al final son redes 'peer to peer', descentralizadas, en las que nunca tienes localizado quin es el sistema que est descifrando la seal. Puede estar conectada a una mquina, esa a su vez a otra, hasta que finalmente se acaba conectando con la mquina que tiene la tarjeta conectada y que te va a descifrar la seal”, explica el investigador.


    Muchos de los nodos de las redes de pirateo estn localizados en China, aunque tambin se han encontrado en Rusia o en Ucrania.


    La forma ms efectiva, pero tambin larga, de que las televisiones de pago puedan luchar contra estos aparatos es conseguir un cambio en la regulacin para evitar que los decodificadores puedan ser modificados. “Se est haciendo en Brasil: exigirles una certificacin para que [el aparato] pueda entrar en el pas, pero entra con unas condiciones tcnicas que no posibilitan la manipulacin”, afirma Tapia. “Si se demuestra que el aparato s puede ser manipulado, se retira en la misma aduana”.


    Mientras tanto, las compaas seguirn buscando el Santo Grial: esa prueba que demuestre que los aparatos han sido concebidos para ser modificados y ofrecer multitud de canales de pago por muy poco dinero.

    Fuente: ElConfidencial


  2. 6 usuarios agradecen a miki--:

    Bender034 (05/11/2018), Herrera (04/11/2018), Manolo53 (04/11/2018), mirmo5 (04/11/2018), PERCHA (04/11/2018), Rasa (05/11/2018)

  3. #2
    Made in Mexico Avatar de Bender034

    Fecha de Ingreso
    08 mar, 05
    Ubicacin
    Eutelsat W3
    Mensajes
    1,469
    Gracias
    157
    103 Gracias en 65 mensajes

    Predeterminado

    El problema como siempre viene a ser el dinero, mi IKS dura 3 aos y pago 120. Hagan cuentas y que vean los directivos de esas empresas. Y si eso no es dinero, como para mantener toda esa infraestructura, pues apaga y vamonos...

Temas Similares

  1. Existe?
    Por peligror en el foro Vdeo y Fotografia Digital
    Respuestas: 2
    ltimo Mensaje: 21/05/2018, 02:09
  2. Katana, la carcasa ms rara y cara que existe
    Por RSS en el foro Noticias RSS
    Respuestas: 0
    ltimo Mensaje: 22/01/2017, 03:22

Permisos de Publicacin

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •